jueves, 30 de diciembre de 2010

Cerquita (Sofía)



















Tu vida sin la mía
es un arrojo ridículo de culpas,
es una dulce madrugada sin ropa
bañada con un coctel
de pastillas estrujadas.

¿Y si voy por el camino con huecos?
tendré que llevar la pala
para trasquilarme poco a poco
sin desconcierto alguno

¿Se deben favores como billetes?
avisen no sea que se los traguen
en el desayuno mendicante

Corriendo
volveré con vos
al trajín
de la angustia
en una tonelada de muerte
que oxide mi destierro

Cansada me detengo
de paso en círculo,
pasajes, trancones
y un tacón que apuntille
tus formas

Qué tarde tan lluviosa
propaga necesidad de ciegos
recogiendo numeros impares

Llévate la bicicleta
desde el centro,
atrofiando pasados
y escuchando acercamientos

Cerrá mis ojos
en un humo ególatra
alucinante
Lávame el pecho
con sonidos inarmónicos
y un aplauso melódico.