domingo, 4 de octubre de 2009

mordaz (Sofía)

.
un despertar de excesos muslos trenzados deseos permanentes, mordaces sudor de entregas de medianoche cabello mojado lamiendo tu cuello

4 comentarios:

LEON PLATA dijo...

Sudores ebrios elevando cometas en pos de su relámpago; Pedacitos de deseo diseminados en el cuarto de paredes lunáticas,
se expone el placer a su desventura,
mientras gotea el ácido de la ternura,
devorando aún más los cuerpos
que la noche lobuna...

Celebro de nuevo tus palabras, escritora Sofía.

Alejandro Schmidt dijo...

y después de todo eso,después,después,en lo que resta,en la sombra de la sombra del deseo,entonces qué...
así como el silencio es valor de la palabra,lo imposible, es a la piel,un horizonte,un cielo...sofía,caminos,lo fecundo del dolor y el pulso de la estrella

sofia dijo...

Después se navegan suelos
en un monótono susurro sin miradas
y allí en el despertar se asumen
lo que los amantes reniegan,
un reloj de afanes dorados

Después queda una pendiente
de trazos, sendas
y enfrentamientos

Un diario que compromete
lo que se ama
en un delirio de búsquedas

Un abrazo Alejandro

sofia dijo...

un abrazo Leon..
Acido que renueva
en cauces de venas
perversa estadía
de humos que convergen